25 años atrás LA ÚLTIMA INTENDENCIA COLORADA

03/10/2013

No hay ninguna señal de revisión crítica por parte de las autoridades departamentales ni de la fuerza política que las sostiene.

MIGUEL MANZI y su columna en Opinar 218Entre los comentarios que recibo de “la contra” a las columnas que escribo aquí, allá y acullá, hay dos que se repiten con regularidad que aburre. Uno dice que el acuerdo entre blancos y colorados tiene por principal objetivo ganar el gobierno (que vamos por los cargos, que no nos importan los montevideanos, que solo buscamos el poder, cosas por el estilo). Y por supuesto que queremos ganar. ¡¡Queremos gobernar, queremos hacernos cargo!! No somos una iglesia, ni una ONG, ni una sociedad literaria; somos un partido político (dos), con ideas, ideales e ideologías que intentamos hacer prevalecer y transformar en políticas públicas, tarea que se ve enormemente facilitada si se ganan elecciones…

El otro comentario recurrente dice algo así como “¿¿quién los va a votar, después de lo que fueron las intendencias coloradas y blancas??”, o “el pueblo no se olvida cómo estaba Montevideo antes de que ganara el Frente”. El primer argumento es pura opinión equivocada. Pero el segundo pretende barnizarse con evidencia empírica, finge invocar una verdad incontestable, enuncia pretendidos hechos notorios y lo hace sin aportar prueba; es propaganda. El “relato oficial” para Montevideo, tanto como para el país, dice que antes del Frente era el caos primigenio, el desgobierno, la corrupción, la incompetencia y toda forma de maldad imaginable. Pues no, no era así.

¿QUIÉN SE ACUERDA?

A título de anécdota, y suponiendo que podemos discernir sobre el estado de una ciudad, digamos, a partir de los 15 años (allá por cuarto de liceo), para acordarse de la última intendencia colorada hay que tener más de 40; los que tienen menos, son sujetos pasivos de la propaganda. Por su parte, para acordarse de la última intendencia blanca (la última y la única en ciento y pico de años de intendentes montevideanos –no voy a cometer la guarangada de atribuirle al PN el período de Payssé), hay que tener más de 70 años. De manera que la invocación es apenas efectista.

Para los que no tienen por qué acordarse, pues, vendrían bien algunos datos que permitan comparar las comisiones de fomento de Lanza vs. los concejos vecinales de Vázquez, o las hormigas de Elizalde vs. los cuadros de Olivera, o el superávit de Iglesias vs. el déficit de los 23 años de gobierno frenteamplista. La tarea excede el espacio de una columna, porque además hay que contextualizar: ninguna crónica puede soslayar el signo trágico que tiñó a aquella última intendencia colorada 1985-1990, la primera después de la dictadura.

El intendente electo fue el Dr. Aquiles Lanza, médico, diputado, director de la Oficina de Servicio Civil, director de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto, Consejero Nacional de Educación, planificador y gestor público de altísimos quilates, que murió nueve meses después de asumir, con apenas 61 años. Cuesta creer todo lo que hizo y encaminó en tan corto tiempo. Pero antes de Lanza había fallecido su primer suplente, Julio Grauert, de modo que asumió su segundo suplente, el Dr. Jorge Luis Elizalde. “El Gordo” Elizalde era tan entrañable como ser humano cuanto impresentable como intendente. Viejo funcionario municipal, Director del Departamento Jurídico, profesor de Facultad, nunca pensó en ser intendente, nunca lo quiso, nunca lo buscó, ni tampoco el Partido Colorado.

Fue la vida (en rigor, la muerte) quien lo puso ahí, y no pudo con las circunstancias. Al año el Partido le pidió la renuncia, en lo que estaba llamado a ser una operación de cirugía mayor rápida y efectiva, pero se transformó en un penoso e interminable calvario, con el que naturalmente se encarnizó la oposición política. Finalmente, asumió quien figuraba en la plancha original como tercer suplente, el Cr. Julio Iglesias, que tras dos años de gestión entregó La Ciudad en marcha y la Intendencia con un superávit en caja. Así de agitado fue nuestro último gobierno departamental; y pese a ello, dejó un formidable legado, que el Frente se esmeró en dilapidar.

LA NAVE INSIGNIA

Otro día les cuento los kilómetros de calles asfaltadas, los picos de luz instalados, las toneladas de basura recogidas, el número de funcionarios disminuido, el porcentaje de inversión aumentado, cifras insuperadas por los cinco gobiernos departamentales siguientes. Pero hoy quiero destacar las acciones en el área que es la joya más preciada del alhajero frenteamplista, el aporte oficialmente destacado como más significativo de los últimos cinco gobiernos departamentales, la nave insignia del gobierno compañero: la participación popular sustantiva y su correlato operativo, la descentralización. O los CCZ y las Alcaldías, con sus respectivos Concejos y, de yapa, los presupuestos participativos.

Pues bien, tengo una mala noticia: los montevideanos no compraron el modelo, según lo proclaman a gritos las cifras oficiales: año a año participa menos gente en el conjunto del sistema y en cada uno de sus componentes, al punto que en la próxima elección de Concejos Vecinales hay más cargos disponibles que postulantes; toda una vergüenza. Y tengo una noticia peor: no hay ninguna señal de revisión crítica por parte de las autoridades departamentales ni de la fuerza política que las sostiene.

Relación entre habilitados para votar la integración de los CV / presupuesto participativo y los votantes efectivos 1993-2011. FUENTE: papel de trabajo “Análisis de los Concejos Vecinales de Montevideo”, Ferla et al.

1993

1995

1998

2001

2004

2006*

2007**

2008*

2011*

Habilitados para votar

988755

988755

988755

988755

990610

990610

1030594

1030594

1030594

Votantes efectivos

68558

82496

106909

100552

76643

71372

74727

74123

72473

% votantes /habilitados

6,9%

8,3%

10,8%

10,2%

7,7%

7,2%

7,3%

7,2%

7,0%

(*) Votación simultánea de concejales vecinales y propuestas de presupuesto participativo. (**) Votación de propuestas de presupuesto participativo.

 

Cantidad de personas interesadas en postularse y concejales electos 1993-2011. FUENTE: ídem que el anterior.

1993

1995

1998

2001

2004

2006*

2008*

2011*

Postulantes al Concejo

1779

1901

1962

2123

2054

1376

1032

972

Concejales Electos

629

598

623

639

625

627

621

557

Habilitados para votar

988755

988755

988755

988755

990610

990610

1030594

1030594

% Habil.vot./ Postulantes

0,17%

0,19%

0,19%

0,21%

0,20%

0,13%

0,10%

0,09%

¿Qué pasó bajo la última intendencia colorada en esta materia? Algo fantástico: se convocó por los diarios a todos los vecinos de Montevideo que quisieran agruparse para presentar demandas o proyectos a la Intendencia, y se los reconoció sin más trámite: las viejas y queridas comisiones de fomento, las fuerzas vivas de los barrios, el buen vecino y no el buen militante. Se registraron 803 comisiones barriales, de las que 620 se habían consolidado al final del mandato. 260 comisiones de vecinos se ocuparon de relevar a los beneficiarios del Plan Solidario de Emergencia, que llegó a 51.000 personas distribuyendo 50 millones de dólares. 37 comisiones barriales celebraron convenios de alumbrado; 51 obtuvieron la cesión en carácter gratuito, precario y revocable de otros tantos predios municipales para destinos comunitarios administrados por las propias comisiones; 31 comisiones se interesaron en el cuidado y conservación de las especies forestales, firmando convenios para plantar, reponer y podar; las comisiones detectaron 4.437 baldíos insalubres que la Intendencia intervino; se instalaron 21 centros de información barriales para informar sobre 280 trámites municipales; se operaron 15 policlínicas para 200.000 beneficiarios de menores recursos; se reflotaron 20 bibliotecas municipales, 80 expendios y 41 mercaditos, y todo eso… ¡¡sin computadoras!!… ¿Por qué nos pintaron la cara, desde entonces y hasta ahora, si éramos tan fenómenos? Ah… eso es otra historia… Pero para volver a cambiarla está el Acuerdo por Montevideo, al que los colorados concurrimos con el legítimo orgullo de haber contribuido a construir todo lo que de bueno tiene esta ciudad, también en la última y lejana administración que la ciudadanía nos confiara.

Miguel Manzi
miguelmanzi@gmail.com
Publicado en Semanario Opinar. Edición 218. Octubre 3, 2013

 

Tags: , ,

Déjeme sus comentarios

Sígame en Twitter

Otros artículos

163

El sábado actué como miembro de mesa receptora de votos en las Elecciones Juveniles del Partido Colo[Leer más...]

MANZI EN TODAS LAS VOCES: El ministro del Interior celebra la muerte

Un nuevo capítulo de la inseguridad ciudada que cobra otra vida inocente. [Leer más...]

TRABAJOS OFRECIDOS: CANDIDATOS A INTENDENTE

El líder del Partido de la Gente, Edgardo Novick, lanzó esta semana un llamado para que técnicos int[Leer más...]

EL GOBIERNO DEL F.A. ES SOSPECHOSO

Manzi expresó que hay "cosas" en la negociación que generan "ruidos". "Hay cosas que no me cierran y[Leer más...]

LA CONCERTACIÓN ATACA DE NUEVO

En los últimos tiempos están llegando noticias de la Concertación desde el Partido Nacional; debemos[Leer más...]

SUBDESARROLLÁNDONOS

El Sordo González (honor a su memoria) tenía una frase célebre que decía más o menos así: “En el mun[Leer más...]

MANZI EN TODAS LAS VOCES: La web de Presidencia miente

La infantilización de la pobreza se agudiza a pesar de todas las transferencias de recursos a la pob[Leer más...]

COMO EL URUGUAY NO HAY

Buscando tema para esta columna, me descubrí abrumado por la abundancia de disparates que se registr[Leer más...]

ESTA VEZ EL COMANDANTE TIENE RAZÓN

La Asociación de Madres y Familiares de Uruguayos Detenidos Desaparecidos solicitó el pasado jueves,[Leer más...]

¿DÓNDE ESTÁ EL PETRÓLEO? TABARÉ VÁZQUEZ Y SUS POMPITAS DE ALQUITRÁN

MANZI en el Programa Todas las Voces: ¿Dónde está el petróleo? Tabaré Vázquez y sus pompitas de alqu[Leer más...]



General