Así está Montevideo – Mala Política + Mala Gerencia

20/10/2012

El gobierno de Montevideo requiere un gerenciamiento profesional, por personas idóneas para la función y no la impovisación que se exhibe día a día

Así está Montevideo - Mala política + Mala gerenciaDe las disciplinadas filas del PCU sale Ana Olivera, que nunca pensó, ni menos pidió, ser Intendenta de Montevideo; pero le tocaba al PCU, y la designaron a ella. Ciertamente bajo malos auspicios: poco antes Raúl Sendic había pronunciado su frase más célebre hasta ahora: “En MVD ganamos incluso con una heladera de candidato”. Ganaron, sí, pero revirtiendo la tendencia electoral del FA, que venía creciendo desde 1984 y en 2010 juntó 110.188 votos menos que en 2005 (son: ciento diez mil ciento ochenta y ocho votos menos). De Ana Olivera no había registros, pero el reparto interno del FA es inexorable, y si le toca a un partido, le toca. La lógica es que se trata de un proyecto colectivo, y que quienes lo ejecutan son apenas instrumentos del colectivo. Si tal fue la designación de la Intendenta, cabe imaginar cómo aterrizaron los directores de Departamento, y de División, y de Servicio. El resultado es que el plantel conductor de la IM está compuesto por gente sin peso específico propio y, en abrumadora proporción, sin antecedentes que los habiliten para el desempeño de los cargos que ocupan. Esta situación se agravó hasta el extremo cuando el FA accedió al gobierno nacional, donde tuvieron que mandar a sus mejores cuadros, dejando a la IM en manos de lo que hay, valor.

Pero resulta que la IM es una gigantesca empresa que mueve 700 millones de dólares por año, cuenta con 8.500 funcionarios, y tiene imperio sobre las personas y las cosas dentro de su jurisdicción y atribuciones. Demasiado grande para dejarla en manos de un cuerpo gerencial improvisado. Mi tesis es que si La Ciudad no colapsó hasta ahora, es por los buenos funcionarios públicos, que mantienen el mecanismo en funcionamiento a pesar de los gobiernos de turno (estoy hablando de los buenos funcionarios públicos, no se qué proporción de los 8.500 municipales). Por supuesto, no digo que los jerarcas de la IM lo hagan mal por gusto, que sea gente perversa que disfruta haciéndole daño a sus conciudadanos (y a su fuerza política); ni siquiera creo que sean displicentes, o que trabajen a tiempo parcial en la IM, o que no apliquen el mayor esfuerzo en el ejercicio de su jefatura. Sólo digo que no les da, que no les sale bien, que les pasa el agua, que no saben cómo hacerlo. Ni gerencial ni políticamente.

Digo que la persistencia y agravamiento de los problemas de La Ciudad no se explican por falta de diagnósticos, ni de planes de acción, ni de recursos para ejecutarlos; hay lo que se pida. Los déficits son atribuibles esencialmente a la falta de competencia gerencial y política de los equipos de gobierno municipales. Hay problemas de gestión, y hay también opciones ideológicas que enturbian y condicionan las decisiones gerenciales. Una combinación explosiva de mala gerencia y mala política.

En efecto, salvo la inseguridad, que ha cobrado dramatismo en el último lustro, los problemas son básicamente los mismos que hace 25 años, pero agravados. Los sucesivos equipos de gobierno de Montevideo no solucionaron los problemas tradicionales, no atendieron los problemas nuevos y tampoco han sido capaces de proponer una visión de La Ciudad hacia el futuro que inspire, ilusione y comprometa a los montevideanos, más allá de campañas mediáticas y eslóganes que evidentemente la gente no hace suyos.

Tampoco creo que sea fácil encontrar gente talentosa que esté dispuesta a hacerse cargo de los 12 Departamentos, 27 Divisiones y parte de los 69 Servicios de la Intendencia de Montevideo que el FA tomó por asalto y convirtió en cargos de confianza cuando deberían ser de estricta carrera administrativa. En el mediano plazo, no tengo duda en punto a que la solución es, precisamente, fortalecer la carrera administrativa, y que la propia institución genere sus dirigentes de alta calidad, reservando las designaciones políticas exclusivamente al gabinete municipal. Pero en el corto plazo hay que hacerse cargo y, siendo la tarea tan vasta y compleja, es necesario identificar tempranamente a los 100 gurkas que ocupen los cargos de confianza de la IM, personas calificadas y dispuestas a dejar vida y hacienda en el empeño.

No estoy hablando de un cuerpo de tecnócratas con PhD en Harvard (aunque en 100, me gustaría tener alguno…). Hablo de gente entre cuyos méritos se cuente alguno más que ser militante político.

No estoy diciendo que con un cuerpo de jerarcas calificados alcance para hacer bien todo lo que se está haciendo mal. Digo que sin ese grupo director que inspire, oriente, controle,  revise, evalúe y tome decisiones, no puede esperarse más que lo que vemos hoy: La Ciudad sin rumbo, sin proyecto, sin conducción, sin ilusión.

No estoy imaginando que con 100 jefes se puede asegurar el desempeño de 8.500 subalternos. Pero trabajé en organizaciones de varios miles, fui subalterno y fui jefe, y me consta que es cierto lo que dicen los manuales de RR.HH. respecto a las sinergias indispensables entre unos y otros para que la máquina funcione (y que hay pocas experiencias tan frustrantes como trabajar para un jefe a quien uno no respeta, porque no está a la altura de su jefatura).

Este equipo alternativo de gobierno municipal, un grupo de gente con vocación de servicio, que reúna las calificaciones gerenciales y los talentos políticos necesarios para cumplir la tarea, debe constituirse y ponerse a trabajar tempranamente, al estilo de un gabinete en las sombras, al menos por dos razones: PRIMERO, porque un cambio como el que necesita Montevideo no se concibe dentro de los plazos de una campaña electoral, y las decisiones de gobierno deben empezarse a tomar al otro día de instalados en los cargos; y SEGUNDO, porque si se concreta el “lema accidental”, la coalición opositora para Montevideo que permita votar y acumular bajo el mismo lema a una candidatura blanca, una candidatura colorada y ojalá también una candidatura independiente, ganamos, y lo único que no podremos hacer entonces será fracasar (y si alguien tiene alguna buena razón para no apoyar el “lema accidental”, que avise).

Miguel Manzi
Abogado, ex diputado, Partido Colorado
miguelmanzi@gmail.com
Opinar Ed.168 – Octubre 18, 2012

 

Tags: , , ,

Déjeme sus comentarios

Sígame en Twitter

Otros artículos

LEGÍTIMA DEFENSA, UNA CUESTIÓN DE JUSTICIA

Voces invitó a reflexionar a partir de la anunciada propuesta legislativa para que los asesinatos co[Leer más...]

10 RAZONES PARA AMARGARSE LA VIDA

El tercer año de todos los gobiernos es tradicionalmente malo; pero el del actual es desastroso. Y c[Leer más...]

MARTINEZ PRESIDENTE

Listo, ya estamos en año preelectoral, así que podemos hablar de candidaturas. Lo de “año preelector[Leer más...]

SUBDESARROLLÁNDONOS

El Sordo González (honor a su memoria) tenía una frase célebre que decía más o menos así: “En el mun[Leer más...]

EL GOLPE EN FRÍO

Acabo de leer el último libro de J.M.Sanguinetti, “El cronista y la historia”. Algunas de sus página[Leer más...]

LA CONCERTACIÓN ATACA DE NUEVO

En los últimos tiempos están llegando noticias de la Concertación desde el Partido Nacional; debemos[Leer más...]

BONOMI & CÍA. NO SE AGUANTA MÁS

Para hablar de cómo está la seguridad en el país, a raíz del que operativo que hubo en el barrio Cas[Leer más...]

ESTA VEZ EL COMANDANTE TIENE RAZÓN

La Asociación de Madres y Familiares de Uruguayos Detenidos Desaparecidos solicitó el pasado jueves,[Leer más...]

LOS DIRIGENTES DEL PIT-CNT SON UNOS ANORMALES

Cuatro de cada diez uruguayos no creen que las acciones del Pit-Cnt hayan sido positivas para los tr[Leer más...]

EL GOBIERNO DEL F.A. ES SOSPECHOSO

Manzi expresó que hay "cosas" en la negociación que generan "ruidos". "Hay cosas que no me cierran y[Leer más...]



General