CUENTOS DE NARCOS

12/11/2015

Yo viví y trabajé quince años en territorio narco. Con vuestra licencia, permítanme contarles cómo es esto. La cosa empieza por el control del territorio: el narco precisa dónde plantar, o dónde procesar, o dónde estibar, o dónde fraccionar, o dónde reabastecer el medio de transporte, o dónde proveerse de insumos (todo esto para el negocio).

cuentos de narcosLa situación y las perspectivas de la educación pública son patéticas; llevamos 20 años de retroceso, nos quedan al menos 5 más, y desde el día en que se corrija el rumbo deben pasar otros 15-20 hasta que egresen de secundaria las primeras generaciones-regeneradas (ni hablemos de la universidad). Una señora entrada en años y en carnes que se pone vaqueros ajustados y es la ministra del ramo dice que está todo bien, pero todos sabemos que está todo mal. Este sería el principal problema del país, si no fuera por el narco. En rigor, ambos se retroalimentan y alimentan a la bestia de la fractura social. Pero en nuestra infinita y aldeana arrogancia-ignorancia nos creemos a salvo de esta plaga, que ya está instalada y crece inexorable. Yo viví y trabajé quince años en territorio narco. Con vuestra licencia, permítanme contarles cómo es esto.

ASEGURAR EL PERÍMETRO

La cosa empieza por el control del territorio: el narco precisa dónde plantar, o dónde procesar, o dónde estibar, o dónde fraccionar, o dónde reabastecer el medio de transporte, o dónde proveerse de insumos (todo esto para el negocio). O dónde guardar la plata, dónde lavarla, dónde educar a sus hijos, dónde vacacionar, dónde vivir tranquilo (cuestiones ya más personales). Para asegurar el territorio del negocio (una operativa más o menos visible, difícil de ocultar a los ojos de los vecinos) no anda con sutilezas: “plata o plomo”. Un caso típico en América Central es el del gaucho cuyo pedazo de tierra está en la ruta de las avionetas, cerca de algún pueblo con servicios, y cuya orografía admite una pista de aterrizaje. Llega el narco y le explica que van a empezar a bajar ahí una vez por semana, que van a construir unas instalaciones para que los muchachos puedan descansar, que él siga nomás con lo suyo, y que por tal molestia le van a dejar, digamos, un millón de dólares por mes. El gaucho, hombre honesto y trabajador, le explica al visitante que él se dedica a engordar terneros, que tiene a la hija grande en la universidad, que no quiere líos, que no gracias. El narco, generoso y ejecutivo, duplica la oferta: dos millones por mes. El gaucho insiste en su negativa. El narco entonces esgrime su argumento final: mirá, gaucho sotreta, nosotros vamos a bajar acá; si querés, te damos dos millones de dólares mensuales; si no querés, te matamos; pero antes matamos a tu hija, a tu mujer, a tu madre y a tu perro (como en las series de televisión), y bajamos nomás. ¿Qué hace el buen criollo? Manda a su familia con todo y perro a Miami, y se queda en el campo bancando la condena. Los muchachos se instalan, empiezan a operar, van al pueblo a aprovisionarse, reparten plata, reparten merca (pueblos enteros se hacen adictos, desde el diariero hasta el director del hospital), y en un par de meses son dueños de todo (incluyendo, naturalmente, policía, juez, alcalde y diputado). ¿¿Y nadie se entera?? ¡¡Todos se enteran!! Pero todos quedan presos de las mismas lógicas…

LAS LUCES DEL CENTRO

Los funcionarios internacionales viven y trabajan en barrios de ricos. Yo era funcionario internacional. Dos-veces-dos en mi último año de servicio, me crucé con muertos frescos yendo de casa a la oficina; acribillados en sus coches de lujo, en semáforos concurridos de la rush-hour matinal. Otras veces uno se entera que cayó tal o cual conocido insospechable, en modalidad inequívocamente narco. Ocurre que ellos también necesitan servicios más sofisticados: arquitectos, ingenieros, médicos, agrónomos, contadores, decoradores, informáticos, abogados (ministros, senadores, presidentes). Llega el narco y le dice al profesional: mire, tengo a este amigo preso, una injusticia, ¿cuánto cuesta sacarlo? Disculpe, le contesta el joven abogado, yo no hago penal, le puedo recomendar a otro colega. Ud. no me entiende, le dice el narco, este hombre es muy amigo mío, y yo quiero que Ud. lo saque, así que le doy un millón de dólares. Y el joven abogado, que está pagando la casa, que acaba de cambiar el auto, que le prometió un viaje a la mujer, que paga un dineral de colegio inglés, piensa para sí: bueno, finalmente todos merecen defensa, lo hago una vez y nunca más. Y lo hace: eventualmente corrompe, coimea, paga deudas, guarda una plata en el banco y trata de olvidarse. Pero allá como al año y medio lo visitan de nuevo: otro amigo preso, otra injusticia. Disculpe, les dice el abogado, ahora sí que no hago más penal; incluso no ejerzo más la abogacía, me dediqué a otra cosa. ¿Qué creen que le contesta el narco? Y sí, el mismo sonsonete, disco rayado, aburridor: “plata o plomo”. Así caen los amigos del barrio, así cae el barrio, así caen los jueces, los comisarios, los ministros.

ROMPE LOS OJOS

Esto es lo que tenemos hoy en Uruguay: un homicidio por día, 50% de los homicidios no aclarados, y una nueva muletilla ministerial: “ajuste de cuentas” (categoría que aparentemente exonera de investigar). El sicariato, santo y seña del narco, campea en Montevideo: cualquier “ñieri” pasteado mata por 1000 pesos. Las ejecuciones llegaron hasta Palermo. ¿Cuándo llegarán a Pocitos? Seguramente antes de que termine este gobierno. El Fiscal General y el Jefe de Policía admiten que hay territorios liberados; los diarios informan que la fuerza pública ¡¡SE REPLIEGA!! ante el fuego pesado de los (narcos) que controlan un barrio (http://www.elpais.com.uy/informacion/cerro-norte-fuera-control-delincuencia.html). El dramatismo de la situación no puede exagerarse. No falta mucho para que nos crucemos con muertos frescos en los semáforos de camino a la oficina. Es solo cuestión de (poco) tiempo, es lo que está pasando, frente la mirada bovina de los responsables políticos.

EL PETARDISTA Y EL ENFERMERO

El otro día Juan Martín Posadas dedicó su nota en El País a hablar de este tema. Lo abordó con la lucidez que lo caracteriza, pero a mi juicio se quedó corto en el remate. Termina diciendo: “El primer paso para defendernos, la primera medida, es aceptar la realidad: el narcotráfico ya llegó, ya está instalado en el Uruguay”. La recomendación es válida para el ciudadano común, pero inaceptable para los responsables de la seguridad pública. La dupla Bonomi-Vázquez, que va para 6 años al frente del Ministerio del Interior, debe ser señalada con enérgico rencor por todos los ciudadanos decentes. Ellos y quienes les rascan los lomos, Mujica y Vázquez el hermano, que con frivolidad culpable están entregando el país a la peor miseria humana. ¿Sería mejor con otra dupla? No sabemos; pero sabemos que esta no puede con el tema; apenas puede poner cámaras para controlar a los descuidistas. Lo descorazonador es la sospecha de que este gobierno no tiene resto; que estamos condenados a perder lo que queda de este quinquenio, que ya luce interminable.

Miguel Manzi
miguelmanzi@gmail.com
Publicado en Portal MontevieoComm y Semanario Opinar. Noviembre 12, 2015

Tags: ,

Déjeme sus comentarios

Sígame en Twitter

Otros artículos

MANZI EN TODAS LAS VOCES: La web de Presidencia miente

La infantilización de la pobreza se agudiza a pesar de todas las transferencias de recursos a la pob[Leer más...]

ESTA VEZ EL COMANDANTE TIENE RAZÓN

La Asociación de Madres y Familiares de Uruguayos Detenidos Desaparecidos solicitó el pasado jueves,[Leer más...]

COMO EL URUGUAY NO HAY

Buscando tema para esta columna, me descubrí abrumado por la abundancia de disparates que se registr[Leer más...]

EL GOBIERNO DEL F.A. ES SOSPECHOSO

Manzi expresó que hay "cosas" en la negociación que generan "ruidos". "Hay cosas que no me cierran y[Leer más...]

TRABAJOS OFRECIDOS: CANDIDATOS A INTENDENTE

El líder del Partido de la Gente, Edgardo Novick, lanzó esta semana un llamado para que técnicos int[Leer más...]

LA CONCERTACIÓN ATACA DE NUEVO

En los últimos tiempos están llegando noticias de la Concertación desde el Partido Nacional; debemos[Leer más...]

MANZI EN TODAS LAS VOCES: El ministro del Interior celebra la muerte

Un nuevo capítulo de la inseguridad ciudada que cobra otra vida inocente. [Leer más...]

163

El sábado actué como miembro de mesa receptora de votos en las Elecciones Juveniles del Partido Colo[Leer más...]

SUBDESARROLLÁNDONOS

El Sordo González (honor a su memoria) tenía una frase célebre que decía más o menos así: “En el mun[Leer más...]

¿DÓNDE ESTÁ EL PETRÓLEO? TABARÉ VÁZQUEZ Y SUS POMPITAS DE ALQUITRÁN

MANZI en el Programa Todas las Voces: ¿Dónde está el petróleo? Tabaré Vázquez y sus pompitas de alqu[Leer más...]



General