Indecencia Municipal de Montevideo – Vivir entre la mugre

25/10/2012

Tener una ciudad limpia es posible. Pero para que sea posible, quienes gobiernan la ciudad tienen que estar capacitados para convertir lo en realidad.

Si se busca en Google “la ciudad más limpia del mundo” saldrán varios rankings y varias páginas diciendo una u otra (Calgary, en Canadá, parece ser la que reúne más coincidencias). Para esta columna no importa cuál sea, sino destacar lo obvio: una ciudad puede estar limpia.

Por cierto, hay muchas maneras (probadas y exitosas) de limpiar una ciudad: puede haber contenedores o puede no haberlos; el camión de basura puede pasar todos los días o una vez por semana, la basura puede ir a parar a un vertedero o a una usina transformadora, y las infinitas combinaciones de todas las variantes. Como sea, como deba hacerse, pero una ciudad puede estar limpia. ¿Hay algunas condiciones mínimas indispensables para que así ocurra? Sí, las hay, del lado de los ciudadanos y del lado de las autoridades. Baste por ahora anotar las que señala el sentido común: del lado de los ciudadanos, por la negativa, la gente no puede desparramar basura impunemente; y por la positiva, la gente tiene que colaborar mínimamente. Para que esto ocurra, del lado de las autoridades deben cumplirse otras condiciones mínimas indispensables: tiene que haber un plan que a la gente le parezca sensato, ese plan tiene que comunicarse adecuadamente, sus resultados tienen que poder medirse, su implementación debe ser rigurosa y persistente, y debe estar acompañada por controles y sanciones a quienes incumplen las ordenanzas respectivas. No es ciencia atómica, es decisión política y gestión. Y el gobierno municipal que no pueda hacerlo bien, no sirve para nada (digo: lo mínimo que debe hacer un gobierno municipal es mantener la ciudad limpia).

Los gobiernos municipales frenteamplistas de Montevideo probaron todo en materia de limpieza y recolección de residuos, y no les salió nada. O también podría afirmarse que no probaron nada, porque no fueron capaces de implementar acertada y continuadamente ninguno de los incontables planes que intentaron poner en pie. Desde el papelón de las bolsas naranjas para clasificar la basura orgánica hasta las muertes por atropellamiento de caballos desbocados, el caso es un paradigma de mala gerencia y mala política.

En 1990, al asumir como intendente, Vázquez prometió erradicar los basurales en sus primeros 100 días. Hoy, según datos oficiales, hay algo así como 600 basurales desparramados por La Ciudad. El 10 de agosto de 1993, el diario “La República” publicó un “documento reservado que circula entre los directores municipales” con el  avance de la gestión. Allí se lee: “Para evitar el reciclado de residuos en la calle, en 1993 comenzará la construcción de las primeras Plantas de Clasificado de Residuos destinadas a los clasificadores. Se construirán, en total, ocho plantas…” Veinte años después, el 22 de marzo de 2012, “Búsqueda” publicó un informe dando cuenta que al presente hay cinco (no ocho) “Ecopuntos” distribuidos en la ciudad, de los cuales tres (no cinco) están en funcionamiento, albergando entre los tres a 49 clasificadores. Veinte años después, todo mal. Ante esta realidad, la respuesta de la IMM es una burla cruelísima a los ciudadanos que no nos resignamos a vivir entre la mugre: Andrés Martirena, director de Limpieza,  advierte en la misma nota de “Búsqueda” que es necesario generar un cambio de mentalidad en los hurgadores, lo que “no es sencillo”, y “requiere un plan de trabajo que lleva su tiempo”. Si, lleva por lo menos 23 años… ¿Es una mala persona Martirena? ¿Un mal funcionario? ¿Un hipócrita? No, ninguna de las anteriores. Descuento que está haciendo lo que puede; sólo que no le sale. No le sale a la intendencia frenteamplista desde hace 23 años. ¿Por qué es así? De nuevo: mala política y mala gerencia.

Éntrese a la web de la IM, arriba a la izquierda pínchese “Gobierno”, una vez que abra pínchese “Equipo de Gobierno”, y una vez desplegados todos los jerarcas, pínchese en “Andrés Martirena”. Ahí se leerá que nació el 29 de noviembre de 1957 (le llevo 15 días), y sigue: “Con treinta años de trabajo en la Intendencia de Montevideo, se desempeñó en los siguientes sectores: Servicio Central de Locomoción, Salubridad Pública, Bienes y Muebles, Zoológico, Barrido y Recolección. Desde 1996 a julio de 2010 fue Director del Servicio Central de Locomoción, encargándose simultáneamente de la Unidad de Renovación de Flota Liviana de la Intendencia, y posteriormente de la Unidad de Control Vehicular.” Andrés Martirena, les recuerdo, es el Director de la División Limpieza de la Intendencia de Montevideo, cargo para el que, a tenor de la ficha curricular que presenta la propia IM, evidentemente no está capacitado (como no lo está la abrumadora mayoría de sus colegas jerarcas municipales).

En noviembre pasado la IMM presentó su Plan Director de Limpieza al 2015. La presentación también está en la web: son 92 pantallas, para 32 planes, agrupados en 7 grandes temas. En 2 de esas pantallas se menciona a los clasifica/hurgadores. Si yo tuviera que reclutar una legión para librar la batalla final contra el mal, elegiría pelear con hurgadores. Gente guapa si las hay, que se levanta con el sol, engancha el caballo al carro, sale a revolver basura, y vuelve a vivir entre la misma basura, confundidos con la basura, criando a sus hijos rodeados de basura, adoptando su color. Pero sin hipótesis bélicas en el horizonte, para cualquiera que no esté narcotizado por el costumbrismo local, esto es sencillamente una indecencia, que me avergüenza, y que debería avergonzar a las autoridades municipales y nacionales. Si no pueden arreglar esto, qué podemos esperar del Plan Director.

El corolario es de cajón: tenemos que cambiar a todos los Martirena que están dirigiendo Montevideo con tan malos resultados. Para eso, hasta que a alguien se le ocurra algo mejor (y posible), el camino es armar una coalición opositora que pueda ganarle a la coalición frenteamplista, en el gobierno hará 25 años. Tal es el objetivo superior de la hora: conformar un lema accidental, bajo el cual puedan votar separados y acumular juntos, una candidatura colorada, una candidatura blanca, y hasta una candidatura independiente si la hubiera. Si la dirigencia nacional de los partidos tradicionales no puede alcanzar este objetivo superior, por favor, que alguien de buenas razones.

Miguel Manzi
Abogado, ex diputado, Partido Colorado
miguelmanzi@gmail.com
Opinar Ed.169 – Octubre 25, 2012

Tags: , ,

Déjeme sus comentarios

Sígame en Twitter

Otros artículos

10 RAZONES PARA AMARGARSE LA VIDA

El tercer año de todos los gobiernos es tradicionalmente malo; pero el del actual es desastroso. Y c[Leer más...]

MARTINEZ PRESIDENTE

Listo, ya estamos en año preelectoral, así que podemos hablar de candidaturas. Lo de “año preelector[Leer más...]

LEGÍTIMA DEFENSA, UNA CUESTIÓN DE JUSTICIA

Voces invitó a reflexionar a partir de la anunciada propuesta legislativa para que los asesinatos co[Leer más...]

BONOMI & CÍA. NO SE AGUANTA MÁS

Para hablar de cómo está la seguridad en el país, a raíz del que operativo que hubo en el barrio Cas[Leer más...]

EL GOBIERNO DEL F.A. ES SOSPECHOSO

Manzi expresó que hay "cosas" en la negociación que generan "ruidos". "Hay cosas que no me cierran y[Leer más...]

LOS DIRIGENTES DEL PIT-CNT SON UNOS ANORMALES

Cuatro de cada diez uruguayos no creen que las acciones del Pit-Cnt hayan sido positivas para los tr[Leer más...]

ESTA VEZ EL COMANDANTE TIENE RAZÓN

La Asociación de Madres y Familiares de Uruguayos Detenidos Desaparecidos solicitó el pasado jueves,[Leer más...]

LA CONCERTACIÓN ATACA DE NUEVO

En los últimos tiempos están llegando noticias de la Concertación desde el Partido Nacional; debemos[Leer más...]

SUBDESARROLLÁNDONOS

El Sordo González (honor a su memoria) tenía una frase célebre que decía más o menos así: “En el mun[Leer más...]

EL GOLPE EN FRÍO

Acabo de leer el último libro de J.M.Sanguinetti, “El cronista y la historia”. Algunas de sus página[Leer más...]



General