Servicio a la ciudadanía MANUAL BÁSICO DEL VOTANTE CONCERTADO

MANUAL BÁSICO DEL VOTANTE CONCERTADOEn las Departamentales de mayo, en Montevideo se enfrentarán en términos inéditos las “dos mitades” en las que estaría dividido el electorado uruguayo, según cada vez más extendida interpretación de politólogos y comentaristas. Esas mitades se han contado los votos por separado, y se han medido en los balotajes entreveradas tras los candidatos de turno, pero nunca se vieron la cara frente a frente, sin maquillaje. Eso es lo que ocurrirá por primera vez en las departamentales de mayo en Montevideo. Efectivamente, en las elecciones capitalinas la disputa será coalición vs. coalición: por una parte la el Partido de la Concertación (PdlC) y por la otra el Frente Amplio. El Frente con una candidata del MPP, uno del Partido Socialista y una del Partido por la Victoria del Pueblo (a la que el resto de las fuerzas le prestó sus votos para que pudiera ser proclamada). La Concertación con un candidato colorado, uno blanco y uno independiente (al que colorados y blancos le prestaron sus votos para que pudiera ser proclamado). Para los partidos fundacionales, es todo nuevo, una conmoción sísmica, después de 180 años de irreductible individualidad. Para el Frente, pese a que viene manejando estas complejas dinámicas (“la unidad en la diversidad”) desde 1971, lo de mayo en Montevideo también encierra una nota de novedad, por cuanto es la primera vez que comparecen con múltiples candidaturas (en el interior hace rato que dejaron por el camino el mito de “una fuerza, un programa, un candidato”). ¿Serán estas elecciones un episodio original e irrepetible, sin valor de serie? ¿Sobrevivirá la Concertación a la jornada electoral? ¿Se instalará definitivamente la fragmentación en el Frente Amplio? Vaya Ud. a saber. Pero en cualquier caso, para mayo tenemos esta configuración novedosa, de dos coaliciones con tres candidatos cada una, que puede desconcertar a más de un ciudadano. Con ánimo de servicio, pues, repasamos a continuación las preguntas más frecuentes que se formulan a este lado de la frontera, naturalmente según la versión personal de este escriba.

P: ¿Qué es el Partido de la Concertación (PdlC)?

R: El PdlC es lo que dice el “ACUERDO POR MONTEVIDEO”, documento que le dio existencia política,  suscripto por el Partido Nacional y el Partido Colorado. Es un nuevo lema, bajo el cual se presentarán, coaligados, un candidato colorado, un candidato nacionalista y un candidato independiente a la Intendencia de Montevideo en las elecciones del mes de mayo.

P: ¿El PdlC se constituyó en contra del FA?

R: No, el PdlC se constituyó para darle una alternativa real a la mitad de los montevideanos que no se identifican con la coalición que gobierna Montevideo hace 25 años. Resulta que esa coalición es el FA, pero cualquier partido o coalición que fuera gobierno departamental durante un cuarto de siglo con estos resultados, merecería ser desafiado seriamente.

P: ¿Habrá una campaña institucional del PdlC?

R: No, el PdlC se expresa a través de sus 3 candidaturas. Eventualmente las 3 campañas podrán tener algunos elementos comunes.

P: ¿Qué vincula a los candidatos del PdlC, qué tienen en común?

R: Las bases programáticas comunes y la voluntad política de gobernar Montevideo en común. Es lo mismo que vincula a los 3 candidatos del F.A., si bien esa coalición tiene 44 años de existencia, por tanto está más “madura”, y ha desarrollado rasgos propios.

P: ¿Qué diferencia a los candidatos del PdlC, que los separa?

R: Los perfiles personales de los candidatos y las pertenencias partidarias de cada uno, con todas sus implicancias; para el tercer candidato, su no-pertenencia partidaria. Diríase que lo mismo que a los 3 candidatos del F.A., que son uno del MPP, otro del PS y otro del PVP, con antecedentes personales, profesionales, políticos y penales bien distintos.

P: ¿Quién será el intendente si gana el PdlC?

R: El sillón departamental lo gana el candidato más votado de la coalición más votada.

P: ¿Cómo se repartirán los cargos si gana el PdlC?

R: La gente vota para tener un buen gobierno. Pero la gente vota a Fulano en vez de a Mengano, porque cree que Fulano y sus amigos gobernarán mejor que Mengano y los suyos. Precisamente para eso son las elecciones: los cargos los reparte el electorado cuando vota. Después, es responsabilidad de los dirigentes encontrar el equilibrio entre la buena política y la buena gestión, asignando posiciones en función de capacidades y competencias. Precisamente para eso son los partidos: colectivos ciudadanos identificados con principios y programas.

P: ¿Habrá debates públicos entre los candidatos del PdlC?

R: No, tanto como de seguro no los habrá entre los 3 candidatos del F.A.

P: ¿Habrá un debate entre los 3 candidatos del PdlC y los 3 candidatos del FA?

R: Es una buena idea que esperamos se concrete.

P: ¿Es lo mismo votar a Rachetti que a Garcé o a Novick?

R: No. Los 3 acumulan bajo el lema PdlC, pero cada cual encarna una vertiente. Del mismo modo que no es lo mismo votar a Topolansky, a Martínez o a Cardozo.

P: ¿Puede ganar el PdlC?

R: Puede ganar o puede perder. Pero sin Concertación, seguro que perdemos. Igualito que pensaron y obraron los partidos que constituyen la coalición Frente Amplio desde 1971.

P: ¿Por qué habría que votar a la Concertación?

R: POR LA NEGATIVA: porque tras 25 años de la coalición gobernante persisten graves déficits en las competencias básicas de la comuna. Porque tampoco se encontró respuesta a las situaciones sociales más lacerantes: hurgadores y asentamientos. Porque el Frente carece de un “proyecto de ciudad” para los próximos 50 años, capaz de comprometer a todos los montevideanos. Porque con cualquier candidato frenteamplista, los equipos, las prácticas y las políticas serán las mismas que en el último cuarto de siglo. Porque la acumulación excesiva de poder alienta inevitablemente el abuso; porque Montevideo tiene dimensión de contrapeso para devolverle a la República los equilibrios perdidos a fuerza de sofocante hegemonía.

P: ¿Por qué habría que votar a Ricardo Rachetti?

R: POR LA POSITIVA (la respuesta es para los que se sienten colorados, para los que se dicen colorados, y ni qué hablar, para los que ocupan cargos electivos a los que accedieron a través del lema Partido Colorado, y dice así): porque Ricardo Rachetti aceptó representar al Partido en el momento más crítico de su casi bicentenaria historia, cuando otros flaquearon o mezquinaron; porque la Convención y el Comité Ejecutivo lo invistieron como candidato único de la colectividad; porque votar a cualquier otro candidato es votar fuera del Partido, que equivale a votar contra el Partido; porque el que vota contra el Partido, sencillamente no es colorado; no puede decirse colorado, no puede ocupar cargos a los que se accede a través del lema. MENSAJE INTERNO: dejemos de hacernos los distraídos, dejemos de fingir, dejemos de enredar: no se puede edificar nada perdurable sobre una ciénaga moral; no se puede jugar en el mismo cuadro con camisetas distintas; no se puede caminar juntos si vamos para otro lado; no se puede ser dirigente de un partido y votar a un candidato adversario. Acabemos con esta esquizofrenia, reventemos el granito de una vez, honremos nuestros deberes, orientemos a la ciudadanía, diga cada uno su verdad, y atengámonos a las consecuencias: Comité Ejecutivo, Comisión de Ética, Convención, y que cada cual tome su camino. No somos todos iguales: una vez más, bagres a un lado y tarariras al otro. 

Miguel Manzi
miguelmanzi@gmail.com
Publicado en Portal MontevideoComm. Marzo 12, 2015

Déjeme sus comentarios