SUBDESARROLLÁNDONOS

22/11/2017

Los indicadores están mal seleccionados y peor medidos, es una prestidigitación del FMI, el BM, el resto del club de amigos.

SUBDESARROLLÁNDONOSEl Sordo González (honor a su memoria) tenía una frase célebre que decía más o menos así: “En el mundo de hoy todo va tan rápido, que para quedarse en el mismo lugar hay que correr”. Durante la pasada década de voluptuosa bonanza (el famoso “viento de cola”), Uruguay se dedicó a saciarse de autos y motos, plasmas, celulares y viajes por el mundo. Y los sucesivos gobiernos frenteamplistas, progresistas y populistas, a gastar, más gastar, mal gastar, y también robar (fundir es robar). En vez de aprovechar el impulso y correr, nos dedicamos a holgar. El paradigma es Netto viajando a Finlandia recién cuando UPM lo ordenó.

VERÁS QUE TODO ES MENTIRA

Tabaré Vázquez dijo en 2004 que iba concretar “la madre de todas las reformas” (la del Estado), y que implantaría políticas anticíclicas; una década más tarde, hay 60.000 funcionarios públicos adicionales, quebró la empresa más grande del país (monopólica y petrolera) y sucesivos ajustes fiscales y subas de tarifas no alcanzan para revertir el crecimiento del déficit. José Mujica dijo en 2009 que la clave era “educación, educación, educación”, y anunció que si el país no se aplicaba a reponer y ampliar su infraestructura, nos enfrentaríamos a un “apagón logístico”. Un lustro más tarde, 7 de cada 10 uruguayos no terminan secundaria y una multinacional ordena las carreteras, puentes y trenes tenemos que hacer. En paralelo, la convivencia se deteriora por unanimidad: a raíz del detestable crimen de una niña en Rivera, una turba enfurecida se amontonó en las proximidades del juzgado y la emprendió a patadas y pedradas contra la policía; un par de asesinos confesos y un conocido delincuente fueron dejados en libertad por jueces y fiscales; se registra una muerte violenta por día. Las películas salen dobladas crecientemente, porque el público ya no es capaz de leer los subtítulos a la velocidad de los diálogos o, llanamente, no es capaz de leer. En las pruebas PISA vamos pa’trás. No son menos berretas los dichos y las conductas de los gobernantes: el presidente de la República dice que se descubrió petróleo mientras anuncia el colapso de la seguridad social. El ministro de Economía afirma que cambiamos la matriz energética pero insiste con aumentar la luz. El intendente de Montevideo quiere ser presidente aunque no puede ni recoger la basura. El vicepresidente tuvo que renunciar por corrupto. Mujica “aguanta” a López Mena y a Paco Casal. Hay investigaciones parlamentarias y expedientes penales que comprometen severamente a otros titulares de cargos políticos. La central sindical y la mayoría de los gremios, bajo el control de marxistas-leninistas, creen que la lucha de clases es el motor de la historia y fogonean en consecuencia. La bancada legislativa del gobierno está controlada por la misma especie, o tal es el pretexto para la incuria del Ejecutivo.

SE ACABÓ LA FIESTA

Al mismo tiempo que todo lo anterior, Búsqueda, en su 45 aniversario, publica unos buenísimos cuadros con 45 indicadores de los últimos 45 años, ateniéndonos a los cuales estamos fantástico. ¿Cómo se explica tanta disonancia? Hay sofisticados desarrollos académicos que dan cuenta de varias razones; un amigo dice que los indicadores están mal seleccionados y peor medidos, que la monetización de la prosperidad y el desarrollo es una prestidigitación del FMI, el BM y el resto del club de amigos; el saber popular sospecha que “en los promedios se ahogan los enanos”, que la macro no captura la realidad, sino que es una imperfecta representación simbólica, útil a ciertos efectos pero pernicioso encandilamiento a otros. Yo puedo dar fe de que en mi sexagenaria memoria nunca antes, como ahora, registré pornográficas exhibiciones de extrema riqueza, conviviendo con 160.000 personas en asentamientos (la fractura social, que le dicen). Y no soy yo solo: en contra de los cuadros y las estadísticas, está instalada una extendida impresión de que en estos años nos hemos subdesarrollado, propiamente dicho. Y que ahora que se acabó la fiesta, no hay cómo pagar los gastos (se entiende la ansiedad de este gobierno cansado, envejecido y sin proyecto por encontrar petróleo, que venga UPM, o sacarse el 5 de Oro). Con juicio tan sombrío, me cuesta imaginar al país gobernado otros cinco años por esta misma gente. Aunque más me cuesta imaginarlo gobernado por la oposición de hoy. Algo habrá que hacer.

Miguel Manzi
miguelmanzi@gmail.com
Publicado en Portal MontevideoComm y Semanario Opinar. Noviembre 20, 2017

Tags:

Déjeme sus comentarios

Sígame en Twitter

Otros artículos

LA INTERNA GRANDE

“SE CONFIRMÓ DECIMOQUINTO AÑO CON SUBA DEL PBI. 2003-2018 es el ciclo más largo de crecimiento econó[Leer más...]

Medidas para el agro: EL PRESIDENTE VIVE EN UNA NUBE DE GASES

El gobierno no tenía ninguna solución ganadora, sino que todas las soluciones son de pérdida, de der[Leer más...]

LA POLÉMICA EN RADIO ORIENTAL.

Las tertulias con Graciela Bianchi y Oscar Andrade se mudaron para Radio Oriental, 770 AM, y ahora s[Leer más...]

PACTOS Y ANTIPACTOS

Aceptemos la definición más elemental de política: “ciencia y arte de gobernar”. A continuación, apl[Leer más...]

ABOMBADOS DE PODER

Un mensaje central del Gobierno es: 'no cambiare nada'. Ese es el programa de este Gobierno por los [Leer más...]

¿NOS VEMOS EN LAS URNAS?

El año pasado el gobierno terminó mal; pero este año empezó peor. Más de un muerto por día, los narc[Leer más...]

Carta en Búsqueda: EL BALOTAJE NO ALCANZA

Señor Director: Quienes apoyamos la Concertación en Montevideo, sosteníamos que en lo nacional no[Leer más...]

CONCERTACIÓN, COALICIÓN, COMPROMISO, ACUERDO, PACTO

2017 terminó mal para el gobierno: el papelón del petróleo, el papelón de UPM, el papelón de Sendic.[Leer más...]

PACTAR PARA GANAR

Don Juan Pivel Devoto afirma que “el primero de los pactos suscritos en nuestra historia política” f[Leer más...]



General